Pieles mixtas

 

La limpieza facial diaria es un paso esencial para cuidar adecuadamente la piel mixta. Es necesario limpiar y purificar el rostro dos veces al día, mañana y noche. Para ello, utiliza un gel limpiador específico para este tipo de pieles, es preferible a los jabones que son más agresivos. Aplica el gel con movimiento circulares en la zona T del rostro para eliminar el exceso de grasa y, luego, hazlo ligeramente por las demás zonas.

Evita retirar el gel con agua caliente, ya que puede producir más secreción de sebo y resecar la piel perjudicando su barrera natural y, en consecuencia, acelerando su envejecimiento. Lo ideal es hacerlo con agua fría o tibia. El cuidado de las pieles mixtas requiere la aplicación de un tónico para eliminar impurezas, cerrar poros y refrescar la dermis.

La hidratación es clave en cualquier tipo de piel pero siempre adecuándola a tus necesidades. En el caso de la piel mixta, es esencial utilizar un gel hidratante con propiedades astringentes, antisépticas y calmantes. Para aplicarla debes extender poca cantidad del producto por las mejillas, que es la zona que requiere más hidratación, y después por el resto del rostro.

Un cuidado perfecto para la piel mixta es realizar una exfoliación y aplicar una mascarilla nutritiva una vez a la semana.

.

.

  

 .

.

Productos específicos para la piel mixta