Piel sensible

La piel seca o sensible es una condición de la piel muy común; tras los cambios ambientales, la mala alimentación, el paso del tiempo y la diversidad de enfermedades se produce la falta de retención de su humedad. Por esto, su cuidado e hidratación se vuelve una importancia cotidiana.

La piel seca es causa de un mal funcionamiento de las glándulas sebáceas que no producen suficientes fluidos para lubricar la piel y proteger contra las pérdidas de agua. La incidencia de este problema se ha incrementado, últimamente, por la polución y el abuso en el uso de jabones y geles.

Suele caracterizarse por irritación y comezón que empeora durante las condiciones ambientales excesivamente secas (calefacción y aire acondicionado).O ser el resultado de otros desórdenes de la salud, como hipotiroidismo.