Piel grasa

Para combatir el exceso de grasa el primer paso es la higiene rigurosa. Limpiar, purificar y proteger son los tres objetivos. La limpieza es necesaria para evitar que el exceso de grasa se acumule en los poros y los obstruya. Dos o tres veces por semana hay que exfoliar la piel del rostro. Para hidratar y proteger, las pieles grasas deben utilizar a diario una emulsión, con textura ligera,para regular la actividad de las glándulas sebáceas y reequilibra el pH cutáneo. Se recomienda utilizar un tónico algo astringente, para poder eliminar el exceso de grasa, normalizar los brillos y revitalizar la piel.

 

 

 

Productos específicos para pieles grasas